En Septiembre de 2019 fue lanzada la primer flota de autobuses en el mundo que funcionan en base de hidrógeno. Este nuevo servicio apodado Fébus cuenta con ocho autobuses de 18 metros de largo que operan en una línea dedicada de 6 km en el centro de Pau, Francia.

Con el 85% de esta ruta funcionando en líneas dedicadas protegidas del otro tráfico y con un sistema de prioridad que opera en las intersecciones el tiempo de viaje se limita a nada más que 17 minutos

¿Cómo funcionan?

Construidos por el fabricante belga Van Hool, los autobuses producen su electricidad a bordo, utilizando una celda de combustible de hidrógeno.

La fuente de energía del autobús es un híbrido eléctrico. El hidrógeno (H2) y el oxígeno (O2) se convierten en electricidad en la celda de combustible mediante electrólisis en «tiempo real». Además, las baterías de litio y los motores eléctricos proporcionan energía adicional donde y cuando sea necesario.

La energía que se libera cuando se aplican los frenos del vehículo también se reutiliza. El uso de esta tecnología significa que no hay emisiones de gases de efecto invernadero o sustancias contaminantes del aire, afirma Van Hool. La única emisión del vehículo es vapor de agua.

Los autobuses están diseñados para ser accesibles para personas con movilidad reducida, pueden acomodar a 145 pasajeros y cuentan con grandes ventanales que brindan a los pasajeros mucha luz.

Las 14 estaciones de la línea están equipadas con información de pasajeros en tiempo real, wi-fi gratuito, máquinas expendedoras automáticas de boletos y cámaras de protección de video.

Estos operan en la ruta entre el Hospital François Mitterand, en el norte del área intercomunal, y la estación de tren de Pau, en el sur. Sirven en los principales puntos de actividad de la ciudad, como por ejemplo centros educativos, administrativos, comerciales y de ocio.

Referencias: